¿Puedo tomar CBD para tratar los síntomas relacionados con la ansiedad?

Sensación de desasosiego, miedo sin causa conocida, pánico social, angustia ante situaciones que no podemos controlar, temor a abandonar la zona de confort, problemas para conciliar el sueño

Son algunas de las muchas manifestaciones que tiene la ansiedad o el trastorno de ansiedad generalizada (TAG).

Según la OMS la depresión y la ansiedad cuestan a la economía mundial US$1 billón al año. Y es que los trastornos mentales comunes están en aumento en todo el mundo.

Entre 1990 y 2013, el número de personas con depresión o ansiedad ha aumentado en cerca de un 50%, lo que supone además que el 10% de la población mundial está afectado.

Y los trastornos mentales representan un 30% de enfermedades no mortales.

Las emergencias humanitarias y los conflictos aumentan la necesidad de ampliar las opciones terapéuticas, y durante el último año, el confinamiento obligado a causa del Covid, ha agravado este escenario, y todavía no experimentamos todos sus efectos a largo plazo.

La OMS estima que durante la pandemia, 1 de cada 5 personas se verá afectada por la depresión y la ansiedad.

La ansiedad se produce como una respuesta normal al estrés que puede sufrir una persona como un mecanismo de defensa natural, pero cuando es muy grave, y de larga duración, o desproporcionado a la situación real que se vive, se conoce como un trastorno de ansiedad.

Tal y como lo tipifica la OMS, hay varios tipos diferentes de trastornos de ansiedad:

  • El trastorno de ansiedad generalizada (TAG)
  • El trastorno de pánico
  • El trastorno de ansiedad social y fobia social
  • El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)
  • El desorden de estrés postraumático (TEPT)

En los casos más extremos puede llegar a afectar al estado de ánimo, al pensamiento y a la conducta de tal manera que puede llegar a perjudicar la vida diaria del que la padece, tanto a nivel personal como en el entorno laboral.

Síntomas

Cada persona es un mundo diferente y puede experimentar de diversas maneras una crisis de ansiedad, pero casi todos coinciden con padecer: miedo, pánico, tensión interior, irritabilidad, falta de concentración, ganas de llorar, entre otros.

También pueden presentarse evidentes signos físicos, tales como: sequedad de boca, mareos, tensión muscular, sudoración y palpitaciones, entre otros.

Una persona puede sufrir más de un trastorno de ansiedad al mismo tiempo y, a veces, junto con otros desórdenes del estado de ánimo, tales como: depresión.

La co-ocurrencia de la ansiedad y la depresión es muy común.

El trastorno de ansiedad social (SAD: Social Anxiety Disorder, por sus siglas en inglés), hace que la gente tema o evite situaciones sociales. La persona teme a equivocarse en público y ser humillado o ridiculizado.

Mientras que el trastorno de pánico se caracteriza por ataques de pánico repentinos que supera a la persona, y se le hace difícil de manejar.

Puede incluir síntomas físicos tales como sudoración, dolor de cabeza, náuseas, palpitaciones o sequedad en la boca. En ocasiones, viene influenciado por determinadas experiencias traumáticas del pasado.

Cbd y ansiedad

La literatura médica es bastante concluyente. El THC, el cannabinoide más presente en la marihuana recreativa, tiene una mayor tendencia a inducir crisis de ansiedad que el CBD.

Pero el CBD tiene propiedades ansiolíticas que podrían aprovecharse para ayudar a las personas con trastornos de ansiedad.

El CBD activaría los receptores de serotonina, un importante químico y neurotransmisor del cuerpo humano, que ayuda a regular el estado de ánimo, el comportamiento social, el apetito, la digestión, el sueño y la memoria.

A pesar de los mencionados beneficios, los estudios científicos realizados aún son insuficientes, lo que hace que los médicos todavía se mantengan muy recelosos de indicar el CBD para tratar la depresión o la ansiedad, de manera definitiva y consistente en el tiempo.

Aunque en su mayoría, mencionan que eso no significa que no resulte beneficioso, sino que no se han realizado ensayos clínicos suficientemente controlados para respaldar su prescripción.

En los pocos estudios que se han llevado a cabo en 24 personas afectadas por un trastorno de ansiedad social, el CBD les redujo la ansiedad y el deterioro cognitivo en el rendimiento del habla.

También se pudo comprobar que era útil en pacientes con ansiedad generalizada, trastornos obsesivo-compulsivos, trastornos de pánico y de estrés postraumático.

Terapias naturales: el cannabidiol

En su reunión de noviembre de 2017, el Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia concluyó que, en estado puro, el cannabidiol no parece ser nocivo ni tener riesgo de abuso.

“Muchas personas se asustan cuando escuchan la palabra CBD, ya que proviene, efectivamente, del cannabis. Pero esta sustancia no contiene THC, es decir, no es psicoactiva y no afecta al cerebro sino al sistema nervioso periférico. No genera dependencia como algunos fármacos para dormir y, sobre todo, tiene más efectos secundarios positivos como sus propiedades antiinflamatorias o ansiolíticas”, explica Borja Iribarne, CEO de ProfesorCBD, una tienda online de productos con cannabidiol en España.

Desde hace unos años se ha popularizado el uso del aceite de CBD para regular el trastorno de la ansiedad. Especialmente, porque el CBD o Cannabidiol, se acopla a los receptores CB2 de nuestro sistema endocannabinoide reduciendo la ansiedad.

Oils Seventips

Además estos productos aumentan su efectividad cuando cuentan con GABA. Los niveles bajos de este neurotransmisor se asocian a problemas de insomnio, ansiedad, depresión y esquizofrenia. El GABA contribuye al control motor, la visión y regula la ansiedad.

La ansiedad puede considerarse ya como la enfermedad el siglo XXI, y lo preocupante es que cada vez más afecta a gente de todas las edades, incluidos niños y adolescentes.

Para aquellas personas que sufren trastornos de ansiedad, encontrar una solución a encontrar un aliado natural que les ayude a sobellevar su afección, es crucial.

Es por eso que aunque no tengamos hoy en día estudios concluyentes que avalen de manera definitiva una posible sustitución de los ansiolíticos por el CBD, este compuesto se está convirtiendo en el “oro líquido” para muchos.

Si sufres alguno de los trastornos descritos anteriormente y crees que el CBD podría ayudarte, no dudes en comentarlo con tu médico antes de iniciar tu camino en el consumo de este compuesto natural.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *