¿Puede el CBD tratar o prevenir las enfermedades cardiovasculares?

Anualmente, mueren más personas por enfermedades cardiovasculares (ECV), que por cualquier otra afección, en el mundo entero. En 2017, el 45% de todas las muertes en Europa se dieron como producto de dichas patologías.

Ciertamente, en la mayoría de los casos un cuadro crónico puede prevenirse con un estilo de vida sana, como puede ser el hacer deporte, llevar una dieta equilibrada, evita el estrés, el tabaco y la bebida.

Pero también es cierto que muchas veces hasta que no se despiertan los primeros síntomas, no sabemos que realmente padecemos una enfermedad cardíaca, por lo que más allá de batallar por tratarlas, es preciso poner los medios para prevenirlas.

Existen muchos medicamentos que ayudan a tratar las ECV, pero la verdad es que muchos de ellos producen graves efectos secundarios. Es por eso que científicos de diversos países siguen en la búsqueda de tratamientos que sean efectivos y que a la vez produzcan la menor cantidad de efectos colaterales.

Así, la medicina tradicional, junto al cannabis y su componente terapéutico estrella, el cannabidiol, puede ser la respuesta idónea para proteger el sistema cardiovascular.

Recordemos que el cannabidiol (CBD) es uno de los principales cannabinoides que se encuentran en la planta de cannabis. A diferencia del conocido cannabinoide tetrahidrocannabinol (THC), el CBD no es psicoactivo, lo que significa que no te hará sentir “colocado”. Pero antes de hablar sobre las bondades de este compuesto, detengámonos en las ECV.

¿Qué son las ECV y qué las provoca ?

Las enfermedades cardiovasculares son una serie de trastornos que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos. Estos problemas a menudo se deben a la aterosclerosis. Y ocurren cuando la grasa y el colesterol se acumulan en las paredes del vaso sanguíneo (arteria). Esta acumulación se llama placa. Con el tiempo, la placa puede estrechar los vasos sanguíneos y causar problemas en todo el cuerpo. Si una arteria resulta obstruida, esto puede llevar a que se presente un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Ente las diferentes patologías encontramos: cardiopatía coronaria, cardiopatía congénita, insuficiencia cardíaca, arritmias, enfermedades de las válvulas cardíacas, arteriopatía periférica, presión arterial alta, accidente cerebrovascular, angina, infarto de miocardio, embolia…

El sistema cardio

Este sistema está formado por el corazón y los vasos sanguíneos que transportan la sangre por todo el cuerpo. Cuando este sistema deja de funcionar correctamente puede provocar un ataque cardíaco, en el que muere una zona del miocardio (parte muscular del corazón), o un derrame cerebral, que se ocasiona por la obstrucción o ruptura de los vasos sanguíneos, que evita que lleguen los nutrientes necesarios a las células del cerebro.

En la mayoría de los casos, los problemas vienen provocados por algún tipo de inflamación.

Estudios relacionados entre las ECV y el CBD

Son diversos los estudios que han demostrado que el CBD tiene efectos antinflamatorios que son capaces de proteger los tejidos del sistema cardiovascular. Por ejemplo, uno liderado por investigadores de Estados Unidos, Israel, Hungría, Suiza y Taiwán, certificó que el cannabidiol ayuda a mejorar la miocarditis, la inflamación del músculo cardíaco.

Según los experimentos hechos en ratones, se supo que el tratamiento crónico con CBD atenúa la inflamación al reducir la presencia de linfocitos CD3 y CD4, por lo que disminuye el riesgo de que la insuficiencia cardíaca se agrave y facilita su recuperación.

Mientras que otro estudio anterior del año 2015, elaborado por chinos, demostró que el CBD también influye en la recuperación del infarto cardiaco. En este caso se experimentó con conejos, en los que observaron que tras padecer un infarto, se recuperaron mucho más rápido con CBD que los que sólo recibieron placebo.

Un estudio del año 2007 publicado por la American Society for Clinical Investigation, reveló resultados exitosos tras una dosis única de CBD para reducir la presión sanguínea. Se experimentó con 9 voluntarios, quienes recibieron 600 mg de CBD o un placebo antes de registrar su presión arterial.

“El CBD reduce la presión arterial en reposo, así como su aumento en situaciones de estrés “

Esto resulta importante para lo que nos compete, ya que la presión arterial alta o anormal está considerada como una de las principales causas de las enfermedades isquémicas del corazón.

Ansiedad y Obesidad

Las investigaciones también apuntan a que el CBD tiene un efecto sobre los factores que provocan las ECV, como el estrés y la obesidad. En 2016, investigadores coreanos estudiaron los efectos de la sustancia en las grasas corporales y encontraron que el CBD estimula los genes y las proteínas que activan la degradación y oxidación de la grasa, mientras que ralentiza otras que la generan.

Además, este compuesto aumenta el número y la actividad de las mitocondrias, lo que, además de tener más capacidad para quemar calorías, genera más energía y ralentiza el envejecimiento.

El CBD sería capaz de convertir el tejido graso de color blanco en otro de color pardo mucho más beneficioso. Los estudios aportan que aumentar esa “grasa buena” en el cuerpo provoca una resistencia a la diabetes y a otras anomalías relacionadas con la cantidad de lípidos en la sangre, como el hipotiroidismo o la anemia.

A la par, otro estudio del año 2009, del Einstein Institute for Heart and Vascular Health declaró que existen pruebas que respaldan la opinión de que el estrés psicosocial contribuye de forma importante a las ECV. Esto se daría porque el estrés provoca un aumento de la presión arterial, aumenta la adrenalina y el cortisol.

Aunque muchos estudios todavía están en fase de experimentación con animales, se presume que la reducción del estrés es un atributo esencial del CBD por medio de la facilitación de la “señalización mediada por el endocannabinoide”.

El CBD y la arritmia

La arritmia cardíaca se relaciona con los latidos irregulares del corazón, ya sean estos más rápidos o más lentos de lo normal. En casos extremos, se puede provocar incluso un derrame cerebral o una insuficiencia cardíaca. Un estudio dentro de un organismo vivo comprobó que el CBD tiene propiedades cardioprotectoras.

Tal como experimentaron con roedores que padecían arritmia inducida por isquemia.

“El CBD redujo todas las arritmias inducidas por la isquemia y el tamaño del infarto cuando se administró antes de la isquemia. También redujo el tamaño del infarto cuando se administró antes de la reperfusión”.

Altas cantidades de THC

Muchos expertos apuntan que el THC tiene efectos negativos en el corazón y el resto del sistema cardiovascular. Sin embargo, todo depende de la cantidad.

El THC, al igual que el CBD, puede activar los receptores CB2, que se encuentran principalmente en las células autoinmunes de nuestro organismo, ayudando además a reducir la inflamación y la presencia de radicales libres (moléculas altamente reactivas) que aumentan el riesgo de ataques al corazón o derrames cerebrales

Sin embargo, también activa los receptores CB1, presentes en todo el sistema cardiovascular, por lo que su activación permite disminuir la presión arterial, aunque su efecto no siempre sea beneficioso. Por ejemplo, en dosis altas, el efecto del THC sobre los receptores CB1 anula el provocado sobre los CB2 y puede ocasionar el efecto contrario.

Dicho esto, lo mejor será consumir productos con alto contenido de CBD y poco o escaso THC, como nuestros aceites Relax Smooth, Relax Intense o Inner Wellness (sin THC), o nuestro aceite Full Spectrum Synergy (con menos del 0,2% de THC: lo permitido por la legislación española). De hecho, los expertos recomiendan utilizar aceites de cannabidiol para aprovechar al máximo las cualidades protectoras del cannabis.

Aceites Seventips

Nos queda decir que las ECV no son patologías menores, por lo que acudir a un médico especialista siempre será la primera opción.

3 replies on “¿Puede el CBD tratar o prevenir las enfermedades cardiovasculares?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *