¿Puede el CBD ayudar en los trastornos del sueño?

Desde un tiempo atrás, el CBD ha adquirido mucha fama. No solamente por su condición de no ser psicoactivo y a la vez proporcionar todos sus atributos terapéuticos que ya conocemos, sino que últimamente muchos consumidores de CBD aseguran que tras tener problemas de sueño han encontrado en esta sustancia la salvación a sus problemas, sin tener que recurrir a medicación que puede traer efectos secundarios.

La verdad es que en nuestros días son muchas las personas que debido al estrés, la vida acelerada que nos demanda la sociedad, o por cualquier alteración en el ánimo, encuentran dificultad en conciliar el sueño. Y es por eso que cada vez más los laboratorios están investigando para comprender cómo el sistema cannabinoide podría jugar un papel importante en la alternancia entre sueño y vigilia.

¿Cómo es el ciclo del sueño?

Los expertos hablan de cinco fases, dentro de las cuales las 4 primeras se relacionan con el movimiento no rápido del ojo (NREM), mientras que la última es la del movimiento rápido del ojo (REM). Dichos ciclos pueden durar hora y media durante la noche, y el tiempo que pasamos de una fase a otra puede variar.

Un adulto promedio necesita 8 horas de sueño por noche; aunque lo cierto es que a una población minoritaria le bastaría 5 horas para al día siguiente poder ejercer sus actividades diarias sin efectos contraproducentes a largo plazo.

Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, la falta o la baja calidad de sueño sí que produce estragos en el bienestar en general. Además, otros signos visibles son: el envejecimiento prematuro, un menor rendimiento físico, menor capacidad de alerta y disminución de los reflejos, falta de concentración, deterioro de las capacidades cognitivas, etc.

Entre los diversos trastornos del sueño, podemos encontrar: la apnea del sueño, síndrome de las piernas inquietas, narcolepsia, pesadillas o terrores nocturnos, noctambulismo, somniloquía, brusismo, entre otros.

Algunos de estos problemas con el sueño pueden ser leves y se pueden resolver con un ligero cambio en el estilo de vida, pero no siempre es tan sencillo. Aunque antes de tener que acudir a medicación con efectos nocivos, no está demás conocer qué es lo que la naturaleza nos brinda y dentro de eso está el cannabis.

¿Qué dicen los consumidores de CBD?

Existen muchos consumidores experimentados de CBD que ya saben perfectamente para qué lo toman, cómo lo toman y cuándo. El parecer general es que los productos con alto contenido de CBD son los más demandados, porque evitan los efectos potenciales de ansiedad que tiene el THC.

Es por eso que los extractos de cáñamo con alta concentración de CBD y sin THC, representan la mejor opción para conseguir relajarse y por ende, mejorar la calidad del sueño.

Varios consumidores se colocan la dosis adecuada según su necesidad bajo la lengua o después de hacer deporte, algo que para muchos causa confusión de si aplicarse en el día les producirá sueño. Y lo cierto es que el CBD no es sedante, pero indirectamente ayudará con el sueño.

¿Qué dicen las investigaciones?

Un estudio del año 1973 hecho con pacientes con insomnio, reveló que el consumo de CBD reducía el tiempo necesario para conciliar el sueño y disminuía el número de interrupciones durante la noche. Otras investigaciones aportaron que además aumentaba la duración de la fase profunda, y que eran efectivos para combatir las pesadillas en casos de estrés postraumático, según estudios del año 2009 y 2015.

“La capacidad de los cannabinoides para “suprimir sueños” parece resultar muy efectiva en este tipo de síndromes”

En otros pacientes con enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, también lograron un cambio en el comportamiento agresivo durante el sueño.

¿Se puede usar el CBD para tratar las causas que producen los trastornos del sueño?

A diferencia del THC que sí es psicoactivo y ultrasedante con un efecto rápido de en menos de 1 hora, se podría decir que el CBD actúa más indirectamente sobre la calidad del sueño. 

Los expertos mencionan que además de ayudar con todos los tipos de trastornos que mencionamos anteriormente, tiene un papel secundario en trabajar lo que causa aquellas deficiencias. Por ejemplo, al ser el CBD la sustancia por excelencia para controlar el estrés, la ansiedad o producir relajación, ayudará con el sueño de forma indirecta.

Pero lo que queda claro es que al parecer su acción cambia radicalmente si se administra en diferentes dosis. En dosis mínimas, el cannabidiol actúa del mismo modo que la cafeína, es decir propiciando un estado de alerta, probablemente porque activa los mismos receptores de adenosina. Es un efecto muy positivo, ya que es el tipo de energía que todos quisieran a primera hora del día al empezar a trabajar.

Sin embargo, si tomamos CBD en dosis mayores, justamente tiene el efecto contrario: actúa como relajante muscular, pero sin ser un sedante como tal. 

¿Cuál es la diferencia con los medicamentos tradicionales o somníferos?

Muchas personas son conscientes de los efectos contraproducentes que traen los somníferos al organismo, como crear dependencia o perjudicar otros órganos. Por lo que cada vez es más común buscar otras opciones más naturales.

Y aunque la ciencia no ha sido categórica con el efecto del CBD en el trastorno del sueño, lo más prudente es que cada persona pruebe con dosis pequeñas de inicio.

Además, existen varias hierbas medicinales como la camomila, la valeriana, la lavanda, el lúpulo, que contienen terpenos que también se encuentran en el cannabis. Así que los extractos de cannabis, como los aceites de CBD de los que disponemos en Seventips, como el Relax Smooth o el Relax Intense, que tienen todos esos terpenos naturales, pueden potenciar la eficacia de los cannabinoides gracias al efecto séquito.

Finalmente, aunque las investigaciones no sean del todo claras, lo que sí es cierto es que ya hay innumerables testimonios de consumidores con desórdenes leves de sueño que tras consumir CBD han mejorado sustancialmente su calidad de sueño y sin ningún efecto secundario. La recomendación siempre será además llevar una vida sana, con una dieta equilibrada, tratando de que las preocupaciones y el estrés no tomen el control de nuestra vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *