Lo que debes saber sobre el aceite de CBD para la epilepsia y las convulsiones

Ya hemos hablado en diversas ocasiones del producto estrella en base a CBD: el aceite de CBD aislado, un aceite portador (como el de oliva, cáñamo u otros aceites ingeribles) mezclado con el compuesto cannabidiol o CBD.

El CBD es uno de los muchos tipos diferentes de cannabinoides que se encuentran principalmente en la planta de cannabis.

Es preciso recordar que en España es legal el uso de productos de CBD derivados del cáñamo que tengan menos del 0,2% de THC (el compuesto psicoactivo del cannabis). Mientras que el CBD no es psicoactivo.

Entre muchos de los beneficios que conlleva su consumo, se encuentra el tratamiento de los síntomas de convulsiones y la epilepsia.

Afortunadamente, recientemente ha habido un aumento en la investigación de compuestos como el CBD para esta afección, impulsado en parte por una legislación más abierta sobre el cannabis en general.

Las convulsiones son oleadas de actividad eléctrica en el cerebro que ocurren en momentos inapropiados. Las condiciones subyacentes, como la epilepsia, pueden causar convulsiones.

La incidencia anual en el territorio español cuenta entre 12.000 a 22.000 casos nuevos, siendo individuos menores de edad (niños de 6 – 14 años) la mayor población afectada.

Y entre el 8 al 33% no pueden ser controlados bajo métodos tradicionales.

Lo que quiere decir que cerca de 100.000 individuos se ve en la necesidad de recurrir a tratamientos alternativos para poder controlar las convulsiones y síntomas derivados.

En niños, las convulsiones epilépticas ocurren a muy temprana edad; después de un primer ataque, las probabilidades de una segunda ocurrencia son de 40 – 52%.

En caso que ocurra una segunda, estas probabilidades aumentan hasta 73% dentro de los 4 próximos años.

Desafortunadamente, este desorden parece ser muy resistente ante tratamientos convencionales como los fármacos antiepilépticos, altas dosis de esteroides.

Estos pueden producir efectos adversos incluso peores que las mismas convulsiones.

Entre los efectos adversos comunes de medicamentos como Carbamazepina, Lamotrigina y Oxcarbazepina se puede mencionar:

  • Confusión
  • Letargia
  • Mareos
  • Pérdida de concentración
  • Pesadillas
  • Pensamientos suicidas
  • Agresión
  • Reacciones en piel
  • Dolores de cabeza
  • Desórdenes menstruales
  • Anomalías visuales
  • Caída del cabello

Es por esto que, a pesar de años de investigación y desarrollo puestos en estos fármacos, los familiares y afectados con este desorden recurren a opciones alternativas, incluyendo el CBD.

La Fundación para la Epilepsia señala que, aunque existe alguna evidencia que sugiere que el CBD puede ayudar a controlar las convulsiones, los científicos han luchado para ampliar esta investigación debido a las estrictas regulaciones gubernamentales que rodean al cannabis.

Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), en Estados Unidos, ha aprobado como único medicamento legal el Epidolex, una medicina de lista V que contiene CBD.

En España, concretamente, el caso de un pequeño llamado Iker, ha llamado poderosamente la atención de los medios.

De ser un niño con altas capacidades, pasó a ser un gran dependiente de fármacos por las convulsiones, por una enfermedad contraída por la picadura de una garrapata.

Sus padres tuvieron que insistir durante meses para conseguir que reciba Epidiolex, un jarabe de CBD, que además de difícil de conseguir, es excesivamente costoso. 

A los diez días de estar en coma, cuando no lograban pararle las convulsiones, consiguieron por fin el medicamento. Todo esto tras luchar contra las trabas económicas y legales. 

Lo inentendible del caso es que los médicos decían que no podían darle Epidiolex si no probaban antes todos los tratamientos médicos posibles, sin importar los efectos secundarios que se produjeran en el camino.

Le administraban incluso Ketamina, una droga muchísimo más dura que el CBD.

Esto no es más que una prueba de lo necesario que es que se avance en temas de legislación en pro del cannabis medicinal.

Los niños con epilepsia cuyos síntomas no responden bien a los tratamientos convencionales también pueden beneficiarse del uso de CBD.

Por ejemplo, la FDA ha aprobado Epidiolex para niños mayores de 2 años con síndromes de Lennox-Gastaut y Dravet.

Al momento, existen más de 1205 publicaciones en bases científicas. De las cuales se desprende que de la población estudiada, más del 50% presentó drásticas reducciones en el número de convulsiones después de la dosis de aceite de CBD y sin presencia de los efectos adversos antes mencionados.

Padres y familiares reportan que los pacientes se vieron liberados de convulsiones tras 4 meses de uso diario ininterrumpido.

Charlotte Figi, embajadora del CBD

Mencionaron otros aspectos de mejora en la vida diaria como: el humor, el sueño y aumento en señales de alerta.

Nuevas hipótesis basadas en evidencia clínica sugieren que los efectos farmacológicos de este grupo de cannabinoides podría ser explicado gracias a su mecanismo de acción sobre los Receptores Cannabinoides: CB1 y CB2.

La diferencia estructural entre las moléculas, CBD y THC, serían las que marcan la diferencia en el momento de la estimulación y activación de estos.

Y lo que explica por qué el CBD tiene poca afinidad por el receptor CB1 y, por ende, no produce efectos psicotrópicos, pero sí terapéuticos.

Una revisión en el Journal of Clinical Neurophysiology señala que el CBD, ya sea aislado o como parte de un extracto de hierbas enriquecido con CBD, ayuda a disminuir la frecuencia de las convulsiones en niños con epilepsia resistente al tratamiento.

Una segunda revisión señala que, aunque la evidencia sugiere que el CBD probablemente reduce las convulsiones entre los niños con epilepsia resistente a los medicamentos, estos resultados no se extienden a otros compuestos de cannabis en la planta.

Los investigadores creen que el CBD es el único compuesto aceptado con estas propiedades.

Algunos expertos creen que el CBD puede ser particularmente beneficioso para dos formas raras de epilepsia, el síndrome de Lennox-Gastaut y el síndrome de Dravet.

Los síndromes suelen aparecer en la infancia, resisten el tratamiento y causan síntomas graves, incluidas convulsiones.

Cualquier persona que esté considerando usar CBD y aceites de amplio espectro debe hablar con un médico antes de usarlos para analizar sus opciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *