El efecto neuroprotector del CBD y cómo funciona en el cerebro

El cannabidiol es el segundo cannabinoide más abundante en la planta de Cannabis después del tetrahidrocannabinol (THC). Tiene muchos beneficios terapéuticos potenciales, que incluyen propiedades antiinflamatorias, analgésicas, ansiolíticas y neuroprotectoras.

El cerebro desempeña un papel crucial en la fisiología del cuerpo humano. Sin embargo, es uno de los órganos más complejos, a pesar de todos los estudios existentes, y todavía hay muchas cuestiones que permanecen en incógnita para los expertos.

En otros artículos hemos hablado extensamente sobre cada uno de los beneficios de este “oro líquido”, orgánico y natural. En esta ocasión nos detendremos en las bondades del CBD como neuroprotector.

¿Qué significa neuroprotector?

Un neuroprotector es un compuesto que puede proteger o reducir el daño al sistema nervioso y al cerebro. Estos compuestos ayudan al desarrollo de las neuronas, que son las células cerebrales responsables de los impulsos eléctricos que se producen en nuestro sistema nervioso.

¿Cómo funciona el CBD en el cerebro?

El CBD ha sido probado como un efectivo neuroprotector por muchos años. Varios estudios han demostrado que el CBD podría funcionar para fortalecer el cerebro y protegerlo de un declive constante a medida que las personas envejecen.

El CBD opera en el cerebro a través de diversas vías biológicas. Interactúa directamente con varias proteínas del cuerpo y del sistema nervioso central, algunas de las cuales son componentes del sistema endocannabinoide (ECS por sus siglas en inglés).

Hay un receptor en el cerebro que puede ayudar a las personas con trastornos neurodegenerativos, enfermedades que hacen que el cerebro y los nervios se deterioren con el tiempo, este receptor es el receptor CB1.

El CBD tiene afinidad por los receptores cannabinoides CB1 y CB2 de nuestro organismo, y ayuda a crear homeostasis a través de nuestros sistemas nervioso e inmunológico.

El ser humano tiene además, otras proteínas receptoras que participan en el sistema endocannabinoide, como GPR3, GPR6, TRPV1 y TRPV2, por ejemplo. El CBD se une a todos estas y sus posibles efectos antiinflamatorios y analgésicos pueden ocurrir a través de tales vías.

Por lo tanto, puede tener un efecto muy positivo en el cerebro, que es el órgano más poderoso de nuestro sistema nervioso.

El CBD tiene otros roles muy importantes fuera del ECS. Por ejemplo, el CBD activa levemente uno de los receptores de serotonina predominantes en el cerebro (5-HT1A) en ratones, lo que puede explicar sus supuestos efectos sobre la depresión y la ansiedad.

También actúa en los receptores activados por proliferadores de peroxisomas en ratones, lo que puede indicar su utilidad para combatir la inflamación.

Los efectos neuroprotectores del CBD

Dentro de los más de 80 cannabinoides descubiertos, el CBD es el más potente en cuanto a los beneficios para la salud. Esto se debe fundamentalmente a sus características antioxidantes y antiinflamatorias.

El CBD ayuda a regular las funciones neurológicas del cerebro y al mismo tiempo protege el sistema nervioso central.

CBD para el tratamiento de lesiones cerebrales

Cuando el cerebro se expone a lesiones traumáticas, puede dar lugar a un desequilibrio del sistema nervioso o a condiciones anormales de salud mental.

Si esos incidentes no se abordan a tiempo o no se tratan suficientemente, pueden provocar un daño cerebral permanente.

Un ejemplo de este tipo de traumatismo podría ser el causado por una depresión severa. Sin embargo, los investigadores han encontrado que la suplementación regular y consistente de productos de CBD, puede prevenir el daño cerebral permanente y ayudar en la recuperación de cualquier daño temporal.

Otro buen ejemplo de cómo el CBD puede ayudar con las condiciones cerebrales es en el tratamiento de las convulsiones epilépticas. Cuando alguien tiene epilepsia, los patrones neuronales estándar son alterados, resultando en un comportamiento anormal, sensaciones, emociones, y en muchos casos, convulsiones, pérdida de conciencia y espasmos musculares.

Debido a la propiedad neuroprotectora del CBD, incluso los casos de epilepsia que implican convulsiones regulares pueden ser controlados con relativa facilidad.

La primera evidencia científica en cuanto a los beneficios del CBD en el tratamiento de la epilepsia es el famoso medicamento llamado Epidiolex, producto basado en el CBD, y que tiene la aprobación de la FDA para tratar a pacientes epilépticos, en Estados Unidos.

Otras condiciones relacionadas con el cerebro que puede proteger el CBD

Según investigaciones recientes, el aceite de CBD puede ayudar a tratar los accidentes cerebrovasculares, las lesiones de la médula espinal, la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple, el Alzheimer, la epilepsia y muchas otras condiciones neurodegenerativas. Así también puede reducir la inflamación que empeora los síntomas neurodegenerativos.

¿Cómo optimizar el rendimiento del cerebro usando el CBD?

Dado que muchas afecciones neurológicas son progresivas, es mejor en esos casos no usar el CBD durante un período prolongado. Esto es especialmente importante a tener en cuenta si se tiene un historial familiar de trastornos neurológicos que pueden ser hereditarios.

Independientemente de la forma en que se consuma el CBD, ya sea vapeando, en lociones, cremas, aceite de espectro completo o aislado de CBD, los resultados siempre serán los mismos.

¿Hay algún efecto secundario en el uso del CBD?

El CDB es una alternativa 100% natural, orgánica, vegana, sin efectos adversos, en contraposición con los medicamentos recetados  usualmente por los neurólogos para proteger y mejorar la salud del cerebro, que sí los tienen.

Aunque el CBD proviene de la misma planta del cannabis, no tiene efectos psicoactivos, lo que permite a quien lo ingiere que no tendrá el efecto de sentirse “colocado”, ni generará síndrome de abstinencia cuando se deja de consumir.

En conclusión, es totalmente seguro usarlo, ya que incluso un reporte de la Organización Mundial de la Salud indica que no existen problemas de la salud asociados con el uso de CBD y que tampoco presenta efectos de dependencia en las personas.

De todas maneras, en el caso de estar bajo un tratamiento médico prolongado, y decides tomar CBD como una alternativa complementaria, sí es muy recomendable consultar al médico, ya que cada organismo es diferente, y podría inhibir el efecto de la medicación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *