El CBD y la enfermedad de Parkinson

En la útima década, han surgido numerosas investigaciones y estudios que aportan datos valiosos sobre el consumo del CBD y sus efectos.

Además de la interesante función de este cannabinoide como suplemento alimenticio, nuevos estudios están revelando información importante sobre el modo en que el CBD podría tratar o aliviar los síntomas de diversas enfermedades.

El CBD es un compuesto de la planta del cannabis, no psicoactivo, que aporta innumerables beneficios a la salud, sin embargo la ciencia todavía está tratando de medir y cuantificar su efecto terapéutico, como tratamiento definitivo, si bien no para la cura, sí para lidiar con la sintomatología de diversas patologías relacionadas con el sistema nervioso.

Uno de los trastornos que está recibiendo especial atención es la conocida enfermedad de Parkinson, que al ser neurodegenerativa debilitante, cada vez más quienes la padecen están acudiendo a medicina natural, no convencional, entre lo que se cuenta el CBD.

CBD y la enfermedad de Parkinson

¿Qué es el CBD – Cannabidiol?

El CBD es uno de los cientos de cannabinoides presentes en la planta del cáñamo con mayor abundancia.

Además de detectarse su gran presencia en la planta, otra de las razones que ha producido el boom en la actualidad es porque no causa el famoso efecto de “sentirse colocado”, debido a su naturaleza no psicotrópica. A diferencia de la marihuana que sí coloca, por tener THC.

Es por esto que su investigación científica está menos restringida, y cada vez son más las personas que consumen este compuesto con la seguridad de no experimentar ningún efecto secundario.

El CBD no es tóxico, se tolera bien, y se toma como suplemento alimenticio para reforzar la salud y el bienestar diario.

CBD y la enfermedad de Parkinson

El CBD en el campo de la medicina

Algunos estudios demuestran que el CBD reduce la inflamación, la ansiedad, las nauseas, el dolor, ayuda a conciliar el sueño, entre muchas otras dolencias.

Pero mucho de lo que se conoce es más por la experiencia difundida por los propios usuarios, influencers, y celebridades, como Michael J. Fox, que por la ciencia. Muchos médicos y científicos todavía reconocen que el uso del CBD está siendo investigado. Lo que no quiere decir que lo que cuentan cientos de pacientes sobre cómo ha cambiado su estilo de vida, no sea válido.

CBD y la enfermedad de Parkinson

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

El Parkinson es un trastorno degenerativo crónico del sistema nervioso central, que afecta principalmente a la actividad motora y se agrava con el tiempo.

Sus síntomas se pueden dividir en tres grupos: motores primarios, motores secundarios y no motores. Los síntomas motores primarios son los que aparecen al comienzo de la enfermedad, como temblores, rigidez, lentitud de movimientos y dificultad para caminar. Estos síntomas motores primarios reciben el nombre de “parkinsonismo”. A medida que la enfermedad avanza, pueden presentarse otros síntomas, de entre los cuales, la demencia es uno de los más comunes.

CBD y la enfermedad de Parkinson

En la mayoría de enfermos, el Parkinson es idiopático, es decir, sin causa conocida. Sin embargo, se cree que está relacionado con factores genéticos y ambientales.

El Parkinson afecta a las neuronas de una parte del cerebro llamada sustancia negra. La mayoría de estas neuronas producen dopamina, un neurotransmisor, o mensajero químico, que envía señales a otras células nerviosas.

En la actualidad hay más de 10 millones de personas con la enfermedad de Parkinson en el mundo, afectando más a los hombres que a las mujeres. La esperanza de vida media tras el diagnóstico es de entre 7 y 14 años, y no se conoce ninguna cura. Sin embargo, existen medicamentos, cirugía y otros remedios que pueden proporcionar cierto alivio de los síntomas. Uno de esos métodos podría ser el CBD.

El CBD y la enfermedad de Parkinson

Un estudio reciente llevado a cabo en Brasil, demostró que un tratamiento diario a base de cannabidiol mejoró el bienestar y la calidad de vida de enfermos diagnosticados con Parkinson.

Veintiún pacientes recibieron CBD en cápsulas gelatinosas durante un período de 6 semanas. Se les administraron tres dosis: 300mg diarios, 75mg diarios, y un placebo para el grupo de control. Los pacientes que experimentaron una mayor mejoría fueron los que habían recibido la dosis de 300mg. Sin embargo, el tratamiento no redujo la enfermedad en sí, sino solo algunos de sus síntomas.

Investigaciones adicionales indican que el CBD tiene potencial para reducir los síntomas motores relacionados con el Parkinson, especialmente la discinesia inducida por levodopa (DIL): presencia de movimientos anormales e involuntarios sobre todo de la musculatura orofacial.

DIL es una forma de discinesia causada por la terapia con dopamina, un tratamiento muy común para enfermos de EP. El CBD podría actuar como complemento para tratamientos ya existentes, o como posible tratamiento futuro.

Por otro lado, los estudios con animales indican que los compuestos del cannabis podrían frenar la progresión de la EP y otros trastornos neurodegenerativos como la demencia.

Michael J Fox y el CBD para combatir el Parkinson

Varias veces ha dicho la estrella que ha podido vivir dignamente gracias al uso del aceite de CBD.

“Si hay algo que funciona con el aceite de CBD como se nota en mi, es que siempre hay esperanza, hasta para los que no la tienen”, dijo el actor en una entrevista.

Michael J Fox dice que usa el aceite para aliviar los síntomas y que le ha dado esperanza de vivir. Gracias a esto él vive mucho mejor con la enfermedad, tiene una mejor calidad de vida y dice que es un maravilloso producto.

La fundación que lleva su nombre descubrió que existe una mayor cantidad de receptores de cannabinoides en la región ganglionar basal del cerebro que es responsable de las actividades psicomotoras. La pérdida de células nerviosas en esta parte ha dado lugar a la aparición de la enfermedad de Parkinson.

Por lo tanto, el CBD se puede usar como un agente activador de estos receptores en el cerebro que aumenta la producción de neurotransmisores. Regularía así las actividades motoras en el cuerpo con la ayuda de otros cannabinoides. Las propiedades neuroprotectoras del cannabidiol combaten la reducción de estas células nerviosas en esa región y retrasarían así la aparición del Parkinson.

La EP es un recordatorio constante de que la investigación de los cannabinoides es esencial para descubrir un tratamiento adecuado para una de las enfermedades neurodegenerativas más debilitantes y desconcertantes que existen. Y que los campos de acción del CBD recién empiezan a estudiarse, el potencial que tiene en lidiar con diversos síntomas como un tratamiento alternativo sin efectos secundarios, es enorme.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *