¿Cuál es la diferencia entre el cáñamo y el cannabis?

Al hablar de cannabis y cáñamo indistintamente, no es raro que surja un intenso debate, y aunque no son lo mismo, la gente las confunde a pesar de presentar características únicas y ventajas específicas. Pero lo cierto es que más son las similitudes que las diferencias.

No son más que simples variaciones genéticas de una única planta madre, la famosa Cannabis sativa L.

Las diferencias entre el cáñamo y el cannabis tal y como los conocemos, son el resultado de años de cría selectiva. El cáñamo se ha cultivado y moldeado con el fin de obtener materias primas (semillas, aceite, fibra, celulosa…) para multitud de productos y alimentos, sin inducir efectos psicoactivos, ya que su contenido de THC es muy bajo.

Mientras que en el cultivo del cannabis (o marihuana como se lo  llamó por muchos años), se ha buscado potenciar su efecto psicoactivo incrementando los niveles de THC y limitando el contenido del CBD natural: el segundo cannabinoide contenido en la planta, no psicoactivo y de alto beneficio para el ser humano.

Todo está en el nombre

“Cannabis” es un término que se usa básicamente para las plantas femeninas que producen flores psicoactivas que tanto revuelo han ocasionado por siglos.

El término “marihuana” que se le adjudicó tuvo siempre una connotación negativa principalmente por concebirla como la “droga ilegal”. Pero después recuperó su nombre de cannabis al tratar de reposicionarlo por su potencial terapéutico.

Cultivo y cría

En su forma natural, el Cannabis sativa L. crece en proximidad para permitir la polinización de las plantas hembra, con el objetivo de que sus flores produzcan semilla, y el ciclo de vida continúe, pues es uno de las productos que más se aprovecha de esta planta. Quizás hayas escuchado que el cannabis es la planta femenina y el cáñamo la masculina, pero no es cierto.

Los cultivadores de cannabis en interior suelen usar semillas feminizadas para que sus plantas no se polinicen. En la mayoría de los casos lo que se busca es obtener la flor sin semilla y ricas en tricomas, que ofrecen una gran variedad de cannabinoides que luego se pueden descarboxilar y consumir para experimentar sus efectos psicotrópicos.

Al no ser polinizadas, las plantas de marihuana continúan produciendo grandes racimos florales, los cogollos sin semilla tan cotizados que se utilizan tanto para fines medicinales como recreativos.

Mientras que el cáñamo se cultiva para que se estire, incentivando el desarrollo de tallos robustos que tienen multitud de aplicaciones, desde la construcción de casas hasta la fabricación de alfombras.

Las variedades de cáñamo se crían para que produzcan niveles insignificantes de sustancias psicoactivas. Así son más útiles para sus aplicaciones diversas. Pero además, contiene el cannabinoide CBD, de gran valor medicinal.

Antes de que el CBD tuviera su boom, era muy fácil distinguir a estas dos variedades a través de un análisis de la composición de cannabinoides. La marihuana tenía altos niveles de THC y bajo porcentaje de CBD; en el cáñamo sucedía lo contrario.

Cultivo de marihuana

Pero desde que nuevas variedades de marihuana ricas en CBD irrumpieron el mercado, el alto contenido de THC de la marihuana ya no es su distintivo. Algunas pueden llevar hasta 14% de CBD y menos del 0,5 % del componente psicoactivo. Sin embargo, su esencia es diferente y no se las puede considerar variedades de cáñamo.

Morfología

Morfológicamente, el cáñamo tiende a ser más alto que la marihuana y puede alcanzar hasta 5 metros de altura.

El cáñamo se cultiva con un grado muy alto de densidad, es decir, que las plantas crecen muy cerca unas de otras, los tallos son más espesos y menos huecos, son muy poco ramificadas, con casi apenas flores.

Mientras que en la marihuana se deja más espacio entre plantas para que se puedan desarrollar correctamente, por eso tiene ramificación lateral y unas flores más abundantes y voluminosas.

Sin embargo, la morfología del cáñamo también varía según sea el objetivo de su cultivo:

Variedades de cáñamo cultivadas para la obtención de fibra:

  • Plantas altas (de 2 a 5 metros) de tallo muy largo con grandes espacios internodales
  • Poca ramificación Interior del tallo hueco o poco leñoso
  • Cultivo muy denso (poco espacio entre una planta y la otra)

Variedades de cáñamo cultivadas para la obtención de semillas:

  • El cáñamo que se cultiva con este fin, se parece a la marihuana pero presenta una menor ramificación y menos flores. Se cultiva también con un alto grado de densidad.

Variedades con fines de extracción de aceite y celulosas o bases de materiales leñosos:

  • Las genéticas cultivadas con este fin se caracterizan por tener un tallo más denso.

Beneficios para la salud

La conciliación del sueño, la estimulación del apetito , el control de las náuseas, entre otros más son algunos de los usos del cannabis medicinal. Investigaciones también revelan que el cannabis psicoactivo tiene una gran efecto en el ámbito de enfermedades graves como el cáncer o la epilepsia.

Por otro lado, el cáñamo se utiliza ampliamente por sus semillas, que ofrecen grandes beneficios nutricionales por su rico contenido en ácidos grasos esenciales, Omega 3 y Omega 6. Además, por sus grandes concentraciones de CBD, ofrece una serie de efectos analgésicos y antiinflamatorios, incluso superior al ibuprofeno.

Diferencias en su uso

La diferencia básica de la aplicación de estas 2 variedades está en que el cáñamo se usa como: producto alimentario y terapéutico, como base en la producción industrial, para elaborar celulosa y plástico biodegradable y su fibra se usa en diversos productos textiles.

“¿Sabías que la marca de tejanos Levi’s fabricó sus prendas con fibra de cáñamo durante sus primeros años?”

Mientras que el uso de la marihuana es mucho más limitado al campo medicinal y recreativo.

En Seventips, exclusivamente usamos el mejor cáñamo de Europa cultivado de manera natural para elaborar nuestros aceites de CBD de espectro completo o aislados perfectamente combinados con aceites esenciales agradables de sabor, o puro de semillas de cáñamo.

Todos nuestros productos no son psicoactivos y se someten a rigurosos análisis en laboratorios externos para ofrecer la calidad máxima con la que estamos comprometidos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *